Salomón Lerner Febres: “Mi labor al frente de la CVR me cambió la vida”

Salomon-Lerner-Febres-en-ArequipaPeriodismoPerú.com 10/09/2015.- “Luego de más de doce años de haberse publicado el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, todavía sigue vigente y tocando la conciencia de todos”. Así lo señaló Salomón Lerner Febres, expresidente de dicha entidad creada para para averiguar los hechos de violencia ocurridos entre 1980 y el año 2000, época que se caracterizó por el conflicto armado interno que vivió el Perú. Lerner Febres nos habla del tema en una breve entrevista tras su paso por Arequipa.

 Hasta hoy hay reacciones encontradas frente al Informe Final, ¿qué opinión tiene al respecto?

Sabíamos que se levantaría algún revuelo y no todos la iban a aceptar, sin embargo, hay que aclarar que la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) hizo un relato fidedigno, honesto, nunca se pretendió ser la última palabra. Se obedecía a un instinto de reparación moral e histórica de nuestra sociedad, en donde todos tomen conciencia y enfrenten la verdad con civilidad; en una nación como la nuestra la civilidad se debe entender como una ciudadanía con deberes y derechos.

Siempre dice que su labor al frente de la CVR lo cambió

Definitivamente me cambió la vida, porque me permitió conocer más a fondo la desigualdad que vivió y todavía vive el Perú, no se debe olvidar que los más pobres y los discriminados fueron las principales víctimas de la violencia terrorista y de algunos miembros de las fuerzas armadas y policiales. Nunca voy a olvidar la intervención de un hombre de Ayacucho que había perdido a su familia y que ante tanta indiferencia dijo “ojalá que algún día llegue a ser peruano”, esto en clara alusión a falta de atención por parte del Estado y en general de todos los peruanos.

 Usted indica que en el Perú es importante la implementación de una pedagogía cívica y moral

En realidad se trata de cuatro dimensiones que deberían tomarse en cuenta. La primera está referida a la moral, en donde todos los peruanos sean conscientes de todo lo que ha pasado. También es importante la dimensión judicial, que se ocupe de los procesamientos y sanción a los culpables de delitos contra los derechos humanos. La tercera dimensión es la reparadora, que hasta el momento tiene graves falencias, pues se está perdiendo la oportunidad de brindarles (a las víctimas) una ciudadanía como tal. Finalmente, tenemos la dimensión política que se debe ocupar de mejorar el aspecto social del país realizando reformas que mejoren la calidad de vida de todos los peruanos.

En un principio, la entidad que usted presidió se llamaba Comisión de la Verdad

Efectivamente, y se creó durante el gobierno de Valentín Paniagua, en el 2001; pero después Alejandro Toledo fue elegido presidente y él colocó o aumentó la palabra reconciliación y nos puso en un aprieto ¿cómo podíamos enfrentar el tema de la reconciliación? Nosotros la entendimos como una nueva manera en que los peruanos debían tratarse entre ellos y cómo el Estado debía tratar a todos los ciudadanos.

 Una reflexión final

Esta parte de la historia dura por la que ha pasado el Perú tenemos que aceptarla y remediarla; eso exige, de todos los peruanos, un compromiso moral y reconocer la dignidad y valor de la vida humana y que aceptemos que todos somos hermanos.

(Entrevista: Lorenzo Tacca)